Almacenamos o accedemos a información en un dispositivo, tales como cookies, y procesamos datos personales, tales como identificadores únicos e información estándar enviada por un dispositivo, para anuncios y contenido personalizados, medición de anuncios y del contenido e información sobre el público, así como para desarrollar y mejorar productos.
Con su permiso, podemos utilizar datos de localización geográfica precisa e identificación mediante las características de dispositivos. Puede hacer clic para otorgarnos su consentimiento a nosotros para que llevemos a cabo el procesamiento previamente descrito. De forma alternativa, puede acceder a información más detallada y cambiar sus preferencias antes de otorgar o negar su consentimiento. Tenga en cuenta que algún procesamiento de sus datos personales puede no requerir de su consentimiento, pero usted tiene el derecho de rechazar tal procesamiento. Sus preferencias se aplicarán en toda la web. Más información.

Reducir

Acceso a Usuarios

Consejos para limpieza

Os damos un truco muy sencillo para quitar el mal olor de una alfombra o moqueta con bicarbonato. ¡No os lo perdáis! 

Para quitar el mal olor de una alfombra o moqueta solo necesitamos bicarbonato sódico y una aspiradora, pero si además queremos perfumarla nos tendremos que hacer con un aceite esencial que nos agrade como la lavanda o la bergamota.

Quitar el mal olor de la alfombra en tres pasos

1. Pasa la aspiradora por la alfombra o moqueta para retirar todo el polvo, restos de fibras, pelos de mascota… tiene que quedar completamente limpia para proceder al siguiente paso.

2. Esparce el bicarbonato sódico por toda la alfombra o moqueta. Si además de quitar el olor quieres perfumarla, añade unas gotas de aceite esencial al bicarbonato antes de echarlo sobre la alfombra o moqueta. 

3. Deja actuar la mezcla durante al menos tres horas, cuanto más tiempo lo dejes más olores absorberá. Después, vuelve a pasar la aspiradora y retira todo el bicarbonato.

De esta manera tan sencilla habrás quitado el mal olor de la alfombra o moqueta, ¡y sin perjudicar el medio ambiente! Además, al no ser tóxico tampoco supone un riesgo para tu salud o la de tu familia.